El tiempo lo erosiona todo

(Advertencia de contenido: lenguaje, pero no tan obsceno).

El tiempo lo erosiona todo







- ¿Por qué tienes tantas ganas de morir?

Le daba miedo admitir que era débil, y por eso escondía su rabia siempre tras una estentórea risa, alargando lo justo los labios para no abrir las heridas más recientes. Siempre brillaban sus dientes, perlados reflejos de su nueva maniaca obsesión. Saborear su propia sangre movía algo en sus tripas, retorcía la última cerveza y castigaba la cruda mentira que contaba al público de su particular teatro de marionetas. Tal vez porque el espejo de su cuarto de baño todavía estaba cubierto con su fragmentada sangre, no la suya, la suya. Podía mentirse a si mismo, pero jamás había podido mentirle a él. Tal vez por eso tenía un saco de arena colgado en el centro de su habitación. El tejido moldeado a privados golpes se reía en su propia cara mientras sacudía su ira sobre él, siendo el físico testigo de su miserable máscara, de los ojos rojos, el rostro húmedo y las agrietadas manos amoratadas que pedían auxilio. Había perdido todo y querían robarle la nada, el último lugar donde acurrucarse y empaparse las rodillas con sus cálidas lágrimas, y recordar como le sonreía así antes de que ella llegara. El silencio no sabía lo que era estar solo, tanto, tan solo que llegabas a odiar el sonido de tu propia respiración, tanto que querías dejar de hacerlo y tu mente se emborronaba hasta que todo volvía con una gran bofetada. Pero en cada regreso se quedaba un trocito de ti.

- Sí, quiero morir, pero antes quiero follarte hasta que el corazón te salga por la boca.

En su temeraria soledad olvidaba imágenes y había sido el chico coreano quién había desaparecido de su retina antes de verlo a centímetros de su cuerpo, agarrado por esa chica de ojos grises con la ayuda del dragón que mordía su mano y que acabó rasgando la piel de su pómulo de una única mordedura. Los afilados dientes de esa chica querían esconderse, mientras que los ojos marrones del oriental querían devorarle. Pero ella brillaba de una forma que lo cegaba y lo arrinconaba en su propio cuerpo. Era una cárcel, sin puertas ni ventanas, pero de la que no podías escapar si no giraba la llave.

- Sangras. Eso quiere decir que estás vivo.

Puta bastarda. Volvía a tragar su roja vida, tiñendo los rincones de su boca con su metálico sabor humano. Quería gritar, pero reían sus labios, a carcajadas que resonaban por los pasillos y que volvían trayéndole el doloroso aroma de su corazón roto. Quería pisarlo, pero su cuerpo se encogía, guardándose lejos de un mundo que ya no tenía nada para él.

- No merece la pena, Len. Déjalo.

- Tal vez sea un dragón también.

- Ya tienes dos.*

Los ojos grises rieron a través de sus labios, destruyendo las férreas barreras que protegían el aniñado cuerpo de hombre que se escondía, y colándose al otro lado. La rudeza de sus manos trajo su rostro a la luz de un tirón, astillando los ojos inundados en tristeza que se negaban a dejarle respirar.

- Tu boca quiere decir , pero tus ojos siempre dicen no. Si la pérdida es grande, supérala de forma patética y humana, o mueve tu jodida polla hasta el culo que te robó y devuélvele el favor. Porque sólo golpeando se devuelven los golpes. Por profunda que sea la herida, el cuerpo siempre acaba rellenando el hueco con nueva carne, pero, a veces, sólo hay que ir a la carnicería para encontrar carne fresca.

Sus ojos se habían secado por mirarla fijamente y no pudieron recibir información hasta que los labios dulces del dragón que esa chica llevaba dentro encontraron la puerta de salida de los suyos, obligados por el chasquido de impaciencia de su otro dragón.
Y la realidad distorsionada recompuso sus pedazos cuando ella desapareció y su tortura personal llegó hasta él por el pasillo. Unos ojos que ya conocía, que lo habían mirado con desprecio, que le habían sonreído y le habían gritado. Parte de sí mismo robada y encerrada en un lugar que no querían dejarle tocar.


- Creep...

El susurro de sus labios lo alcanzó como un escalofrío que tensó sus músculos y lo puso en pie.
La violencia que los ojos grises le habían inyectado a través de la saliva que se había mezclado con su sangre lo movió hasta el escuálido cuerpo de la oscura ladrona de su única pertenencia. Pero no la golpeó como su viejo amigo imaginaba por su rígida expresión y como su viejo yo hubiese querido. Sólo se rió en su pálido rostro surcado de miedos irracionales y superficial orgullo, y, mientras, el tiempo transcurría lento como en el Infierno para cada uno de ellos, hasta que la bomba que guardaba dentro estalló. Pintó los labios de su amigo con el tinte rojo de su saliva ensangrentada, presionando con violenta fuerza esa volátil conexión con sus frías manos en las calientes mejillas del chico. Con la locura que siempre liberaba a golpes saliendo de su cuerpo con el delicado impacto, tras la respiración entrecortada de la chica que entonces tan sólo compartía el suelo que pisaban. Siempre voy a quererte, hermano. Las ecoicas palabras que resonaron en su cabeza como un lejano viento ya casi olvidado, lo separaron y lo rompieron, para volver a juntar sus piezas frente a los asustados ojos de la pequeña alumna nueva.

- Jódete, zorra, porque jamás tendrás su primer asiento.

Desapareciendo no pudo ser testigo de la sonrisa que ensanchó el rostro de aquel estúpido recuerdo suyo. Porque tal vez sí era un dragón.


"Tell me how I'm supposed to feel
when all these nightmares become real".*





Con la aparición especial de: Len.

(* El chico coreano, Ryu, se refiere al que ella lleva tatuado en el brazo y a sí mismo. Ryuu en japonés quiere decir dragón)
(* Pertenece a Rise Against)

Redactando desde su escalofriante rincón,
- Shinju J. J. (12/01/2011), yoroshiku onegai shimasu.

7 comentarios:

  1. para hacer un comentario decente y coherente me lo lei antes.....y mooola ke te cajas.
    :D

    ResponderEliminar
  2. Mola ^^ Me gusta como escribes, expresas bastante bien el entorno y las palabras ^^

    ResponderEliminar
  3. Está geniaal, soyy Brokeen Dreeaams! ( :

    ResponderEliminar
  4. Graciasssssssssss!!! Me gusta que os guste!!! Incluso a los anónimos traspasados, que ya saben que lo agradezco jajajaja ^^

    ResponderEliminar

¿Me ayudas a dar otro paso?